Furgoneteros BlendingLines Logo

Desde los idílicos paisajes ticos, donde la mezcla de selva y playas enamoran a cualquier amante del mar y de los viajes, nos encontramos con el siguiente furgonetero con alma surfera. Alguien que dejó todo para shapear tablas de surf en Madrid.

Pablo Espinoza es un shaper costarricense enamorado de nuestro país. Con 26 años cruzó el charco para hacer un postgrado de Ingeniería Agrónoma, su especialidad, y aquí se quedó. En Costa Rica, su país natal, tenía amigos que surfeaban, pero no le dio por surfear hasta que llegó a España. Una vez aquí, la pasión por el surf que arrastraba desde entonces y su incesante curiosidad por el mundillo, le han traído a lo que es hoy, un shaper afincado en Madrid, que fabrica tablas de surf de manera artesanal con toda su humildad, honestidad y buenrollismo “tico”,y ,por supuesto, ¡sus manos!

¿Quieres conocer más? Aquí te contamos la historia del shaper que hace tablas de surf desde la capital.

Furgoneteros-BlendingLines-Entrevista

Entrevista a Pablo Espinoza, de BlendingLines Surfboard

Furgoneteros.- Pablo, ¿Cómo empezaste en el mundillo shape?

Pablo Espinoza.- Siempre me llamó mucho la atención la fabricación de tablas: por qué unas se consideraban mejor que otras, por qué unas se comportaban de una manera u otra en el agua, cómo se deslizaba cada una, por qué variaba… Es una pasión que arrastraba ya entonces, ya que todos mis amigos surfeaban, y muy bien, excepto yo que empecé tarde (risas).

Así que ya una vez aquí en España, me dio un fin de semana por probar a realizar el típico cursillo de iniciación que hacemos todos y me metí de lleno en esto del surf.

Todo empezó realmente con una mala experiencia, cuando me robaron mi primera tabla en una conocida playa del norte. Ahí fue cuando decidí que sí o sí mi próxima tabla de surf estaría hecha con mis propias manos.

F.- ¿Fueron duros tus comienzos?

P.E.- Comencé de forma totalmente autodidacta, fruto de mi inquietud por el tema. Cuando algo te interesa de verdad te preocupas por conocerlo todo. Me acerqué a shapers, pregunté, y estuve leyendo y leyendo todo tipo de literatura relacionada con shaping, laminado y demás… Hasta un viaje que hice a Fuerteventura. Allí conocí a una familia asturiana que reparaba tablas en Salinas y tal, y me metió el gusanillo.

Cuando vinimos de las Islas Canarias, me fui para su casa e hicimos una tabla. Bueno más bien la hizo él prácticamente. Solo que yo estaba entusiasmadísimo con la tabla (risas). Él me dejó los materiales para que yo hiciese mi primera tabla y así comenzó todo.

“Mi primera tabla era la antitabla”

Furgoneteros con BlendingLines: Primera tabla

F.- Tu primera tabla. A nosotros nos chifla la idea de realizar un curso de shaping tarde o temprano y poder fabricarnos nuestra primera tabla. Por mera curiosidad, por hobby,pasión por este mundillo… Muchas veces imaginamos qué haríamos como primera tabla.

En tu caso, ¿cómo recuerdas ‘tu primera vez’? ¿Fue como esperabas? (risas).

P.E.- Nada de lo que esperaba. Mi primera tabla era la “antitabla” (risas). De hecho jamás la llegué a terminar. Me di cuenta de que lo que había hecho era tan malo, que no la lijé.

Mi primera tabla fue la locura, el ansia de crear algo e hice una tabla totalmente sin conocer nada. Los cantos son contrarios, están al revés. Es un 5,10 y pesa más que ninguna de las tablas que vi en mi vida. El alma… puse un trozo de madera que casi pongo todo el árbol (risas).

Sin embargo fue una de las precursoras de los mejores modelos que tengo, es lo curioso. Una de las tablas que mejor me funcionan, salió de allí.

El hecho de hacerte tu propia tabla, os digo una cosa, no importa lo que hagas, la satisfacción de meterte al agua con la tabla hecha por ti… compensa. No importa el tipo de tabla. Cuando coges tu primera ola con una tabla hecha por ti, es otro rollo… eso es adictivo.

“Estuve aproximadamente un mes shapeando todo el día”

F.- Entonces, poco a poco, fuiste avanzando…

P.E.- Sí. Ya en Madrid, con los materiales en mano y viviendo en un piso pequeñito,me era imposible, pero en esa época nos mudamos a Zaragoza, a una casa más grande con garaje. Entonces decidí que era el momento de hacer mi primera tabla. Era un foam sin madera al que había que ponerle incluso el alma. Había que hacer todo el proceso desde cero, cortar el centro, coger el alma y ponerlo, pegarlo, cortar el rocker… Lo hice un poco empíricamente con lo que había visto con el shaper de asturias, viendo tutoriales de Youtube… y pocas herramientas, nada de lo que veis aquí.

Y con ello hice mi primera tabla, a la que le puse el nombre del que iba a ser nuestro primer hijo y la customizamos con un diseño de mi mujer, que también pinta. Sol con unas olas. Por aquí la tengo de recuerdo.

Furgoneteros-BlendingLines-Shaper

“Al principio todo esto surgió como un hobby”

F.- ¿Nunca llegaste a realizar ningún cursillo más específico de shaping?

P.E.- Decidimos irnos un mes a Lanzarote. Gracias al impulso de Jara, mi esposa, que me animó a ello, conocimos a un francés que nos redirigió a un australiano que estaba ya retirado de la fabricación de tablas y a día de hoy se dedicaba a algo totalmente distinto. Pero llegamos a un acuerdo y le pedí por favor que me enseñara. Estuvimos aproximadamente un mes shapeando todo el día… casi me olvidé de la familia (risas).

Estuvimos shapeando tablas de manera muy metódica. Él tenía una vocación pedagógica muy buena. Y todos los pasos de hacer una tabla me los enseñó uno a uno, no me dejaba pasar de un paso a otro si el primero no estaba correcto. Dejándome hacer, pero sin avanzar salvo que hiciera todo correcto. Remarcándome los fallos. Por lo que aprendí mucho con él.

F.- ¿Fue ahí cuando decidiste dedicarte a ello de forma profesional?

P.E.- Pues allí vi justo que, aunque la agronomía era lo mío y la importación/exportación y control de la calidad de la fruta me había llamado siempre, esto era lo que realmente me realizaba.

Al principio esto surgió como hobbie, llegué a casa y seguí el consejo de mi mentor en el shape. Me dijo “tira todo lo que tienes hecho hasta ahora”. Pero no lo tiré, sino que lo tengo por ahí apartado (risas). Y, añadió, “comienza a hacer tablas con esto que te he enseñado. Las primeras tablas no te saldrán perfectas, pero a partir de ahora irás evolucionando.” Y así fue.

Tomé la decisión de tirarme de cabeza al agua”

F.- ¿De dónde nació el nombre de tu marca, BlendingLines?

Furgoneteros.com con BlendingLines: Entrevista Madrid

P.E.- Decidí llamarla así porque este hombre me decía siempre: “Blend! Blend everything together! Blend the lines”. Este hombre con el ‘blend’ me traía todo loco, porque todo era blend, y él no me dejaba hasta que “no blend la tabla”, pues yo “blend la tabla”, claro (risas).

Ahora nos vinimos a Madrid y decidí darle una oportunidad a la marca. Tomé la decisión de tirarme de cabeza al agua (al agua que no tenemos aquí). Y de momento aquí estamos.

BlendingLines Surfboard hace tablas de surf en Madrid

F.- Precisamente una de las preguntas era esa: ¿por qué Madrid? ¿No te has planteado mudarte a la costa?

P.E.- Todos los días (risas).  Porque me encanta el mar sobre todo, y más por esto.

Todo esto nace de un proyecto familiar, somos dos en casa y dos pequeños y decidimos venirnos a Madrid, por motivos profesionales. Además, aquí hay mucha más gente que surfea de la que creemos.

Yo mismo empecé a surfear estando en Madrid, y empecé a conocer a muchísima gente de Madrid surfeando. Hay muchas ganas, nos movemos mucho porque cuando no tenemos el medio a nuestro alcance, lo ansiamos más.

Furgoneteros-BlendingLines-PabloE-1

F.- ¿Cuál es tu mejor recuerdo surfeando?

P.E.- Precisamente tengo un recuerdo con un amigo furgonetero como vosotros. Él me contagió el mundo de la furgoneta.

Con él tuve una temporada en la que íbamos cada 15 días a la playa, hubiese malas previsiones o buenas. Opinábamos que todo suma: el hecho de pelearte con las espumas fuertes al entrar, con un correntón, con todo. Todo suma.

Mi mejor recuerdo, un día de invierno en Oyambre, en el Pájaro Amarillo. Justo estábamos él y yo solos en la playa, comenzaron a entrar unas izquierdas perfectas y ya teníamos un nivel suficiente para poder aprovechar esas olas que venían.

Estaba nublado, pero se empezó a asomar un arcoíris que parecía todo bucólico. El mar glassy glassy. ¡Parecía una estampa de enamorados! (Risas).

Recuerdo disfrutar aquel momento como nadie, era todo muy de revista y lo tengo muy en mente. Ese día lo repetiría todas las veces que se pudiera… pero no siempre te encuentras eso, claro.

Surf y furgoneta

F.- Relacionado con el mundo furgonetero, que ya nos has desvelado incluso que también te encanta. ¿Tu mejor recuerdo en furgoneta?

P.E.-  Portugal me encanta, tiene unos acantilados espectaculares. Hay mucha gente, pero es precioso. También he estado mucho en el norte (Cantabria y Asturias) 15-20 días seguidos solos. En Gerra cuando no multaban, pernoctando en el parking en septiembre/octubre, cuando no está tan masificado. Desayunabas bajo la furgo cerca de la playa, terminabas y al agua… Lo recuerdo perfecto.

En Portugal me sorprendí porque iba a una cala en la que mi James Cook del 85 pensaba que no entraba. Y cuando bajé agobiado, ¡me encontré un autobús camperizado! Era de un alemán, que estaba allí aparcado con toda su familia (risas).

Furgoneteros con BlendingLines: cómo hacer tablas de surf en Madrid

Anécdotas “surfoneteras”

F.- Hablando de situaciones, ¿te ha ocurrido alguna anécdota que digas ‘sácame de aquí’? Nuestro espíritu aventurero en cada viaje largo, nos lleva a querer llamar a la grúa. Todo es muy bonito cuando bajas, pero… ¿y cuándo subes? ¿Recuerdas alguna anécdota de este estilo de “en menudo marrón me he metido…”?

P.E.- Estando con mi mujer y mi hijo, por Castellón, buscando la playa salvaje solitaria sin gente, nos metimos por una calle de piedra. Subimos una cuesta y llegamos a lo alto de una loma. El camino como que se había derruido, entonces la furgo no pasaba… coches pequeños sí, pero la furgo no, eran 3.10 m de alto. A la mínima que se me iba.

A la izquierda tenías montaña y a la derecha el acantilado hacia el mar. Y dije… voy a dar la vuelta, si echo para atrás y los frenos me fallan me voy al acantilado fijo.

Cuando empecé a girar, bajaron mi mujer y mi hijo. Recuerdo estar en la furgo y asomarme por el parabrisas… ¡y ver el mar! Mi mujer me decía: no avances ni un centímetro, ¡que te vas! Igual tenía media rueda ya pegando al acantilado.

Estuve como más de 1h con el corazón latiéndome a no sé cuántas pulsaciones por segundo, ya no por minuto, ¡por segundo! ¡Qué mal trago!

Tablas de surf en Madrid personalizadas

F.- Volviendo a la fabricación de tablas. ¿Cómo es el proceso de fabricación de tablas para un cliente? O dicho de otra manera, ¿cómo funciona BlendingLines Surfboards? Dentro de lo contable, claro 😉

P.E.- Todo depende del nivel de surfing del interesado. El 80% de mis tablas es para gente que está aprendiendo, he tenido pocos clientes que ya surfeen. Y son de toda España.

Me contacta la persona, intento por todos los medios verla físicamente, conocerla en persona, sobre todo si es de Madrid. Porque viéndonos en persona, puedo hacerme una idea real de lo que necesitaría comenzando por su tipología física. Lo ves, y tu mente cambia respecto a lo que te digan por teléfono.

Si no tengo la posibilidad, tengo que fiarme de lo que me cuenten. Suelo hacer preguntas a veces “incómodas” y lo digo, incluso a las chicas (risas). Les pregunto peso, altura, nivel de surf, frecuencia con la que se va al agua, olas y zona en la que se surfea…

Si la gente me pide algo que yo sé que no le va a funcionar, opto por no hacérselo. Al final  es importante ese buen feeling con la tabla y que la gente esté a gusto con ella. Si eso no ocurre, la culpa directamente va a ser de la tabla y de la marca, y eso no puede ocurrir.

Huyo de generar tablas para que la gente posturee, como lo llamáis ahora. Hago tablas para que la gente aprenda, evolucione y disfrute en el agua.

Furgoneteros-BlendingLines-Shaping2

“Adapto mis modelos en función de las características del cliente”

F.- ¿Tablas personalizadas o al final la gente suele demandar los modelos que ya tienes?

P.E.- Yo los modelos que tengo, sé que funcionan por el testeo durante los años. Tablas con mucho volumen, puntas anchas para dar buena remada… Los tails dependen del tipo de surfing. Normalmente, adapto mis modelos en función de las características del cliente.

Proceso básico: le presento 3 o 4 opciones a la persona en función de lo que creo que va a funcionar. La persona me da el OK. Y nos ponemos a ello. También damos la opción de personalizarlas con colores a través de resina tintada sin pintar el foam, para evitar que cojan peso…

Salvo que busque algo muy especial, me reinvente y cree de nuevo. Constantemente creo modelos, a veces lo que se me pasa por la cabeza o por peticiones de clientes. Comienzo en papel, las dibujo, pido modelajes… Las comparto con compañeros que surfean mucho para ver qué opinan.

F.- ¿Qué parámetros varías a la hora de hacer diseños?

P.E.- Sobre todo el tipo de tail, si quieren wings, el ancho de la tabla y del tail…

Si estás aprendiendo, todo el volumen que tengas es amigo tuyo. Si estás surfeando una ola exigente o quieres hacer giros potentes, quieres que tu tail sea lo más reactivo posible. Cuanto más fácil reaccione tu tabla, mejor.

Yo trato de buscar el equilibrio, tengo modelos muy anchos pero intento contrarrestarlo ajustándolo a lo que considero que necesita la persona que me pide la tabla.

Todos deberíamos tener un corchopan en nuestra vida”

F.- ¿Preferencia de materiales? ¿Prefieres fibra, epoxy… has hecho algún “corchopan”?

P.E.- Todos deberíamos tener un corchopan en nuestra vida (risas). Es una tabla que te permite surfear en condiciones pequeñas, flota muchísimo y permite arriesgar.

Pero a día de hoy el 100% de mis tablas es resina de poliéster y foam de poliuretano. Yo comencé con poliéster, no descarto trabajar epoxy el dia de mañana, pero no haré tablas hasta que no considere que sacaría un buen producto. Eso sí, sí reparo tablas de epoxy.

En el tema de los materiales, el peso de las tablas es sumamente importante. Hay foams que te dan un peso impresionante a la hora de terminar un producto. Y no tienes que preocuparte a la hora de cuánto refuerzo pongas, porque todo influye.

En mi caso siempre pienso en una tabla que funcione y dure en el tiempo, siempre utilizo materiales de primera calidad con proveedores muy reconocidos. Uso tela de fibra de vidrio muy resistente.

Ahora tengo una combinación de tela que me da una durabilidad y con un peso muy correcto. Jugando un poco con las posiciones, parches y tipos de tela para dar resistencia sin penalizar peso.

Tablas en Madrid con buenos materiales

F.- ¿Cuál es tu filosofía a la hora de hacer una tabla?

Furgoneteros con BlendingLines: MaterialesP.E.-  En rasgos generales, coger buenos materiales, ser sincero contigo mismo, ser sincero con la gente, no ser pretencioso, cobrar lo justo. Y que el producto vaya poco a poco.

Sé que mis tablas en cuanto a materiales son igual de buenas que la marca top de cualquier parte del mundo. Utilizo buenos materiales, con buenos proveedores, buenas resinas, todo va super medido, con tintes específicos. No ahorro dinero en cosas. No quiero eso. Yo cobro una tabla, con un presupuesto de materiales y un margen, para poder vivir, como todo ser vivo en este mundo, y cobro lo que considero que corresponde, sin excederme.

La publicidad la hacen las tablas. La política de precios debe ser la correcta, el producto vale lo que vale. Luego puedes cobrar por asesorías u otras cosas, pero no puedes dejarte cobrar un montón de dinero por puro caché, o pagar la publicidad que hay tras la marca. El precio alto no te asegura un buen producto.

Buscando inspiración en shapers nacionales

F.- Dentro de los shapers con quienes has aprendido o a quienes sigues, ¿con quiénes te sientes inspirado? Si tuvieras que dar unos nombres, ¿quiénes son tus referentes?

P.E.- En Valencia está Rafa que no sólo hace shapes, sino que lamina y hace muchos artilugios para shapers. Su marca es RADESEGA, y lleva un blog llamado valenciaplato.com. No le conozco en persona, aunque hemos tenido trato online. Es super humilde, que publicita en su blog una herramienta para facilitar el shape y hace shapes que me gustan mucho. Además lamina de lujo. Lamina para una marca que hace longboards en Valencia (Low Fi). Hace poco llevaron dos tablas al Ducktape y hace cosas chulísimas.

En cuanto a shapes de tablas, me gusta mucho Neyra, tanto sus shapes como las quillas. Es mi aspiración, ver sus obras de arte, cómo lamina… se me cae la baba (risas).

Sigo mucho también a Chusma, de Chusma Surfboards, un shaper gallego con modelos super originales, suyos propios, con laminados espectaculares y una referencia en Bonzers en España. Además es un tipo super accesible, que me ha ayudado y resuelto dudas en numerosas ocasiones, y eso es de respetar.

Neptu de Jalaika Surfboards, un shaper con muchos años en el sector y toda una referencia en la zona de Cantabria. A él le compré mi primera tabla hecha a medida, esa que por desgracia me robaron. Una persona muy amable y accesible y excelente shaper.

No me olvido, en Zarautz de Ilussions surfboards. Espectacular, que a parte surfea de miedo con sus propias tablas. Ahora hace un modelo twinfin super bonito. El tío tiene esa capacidad de probar lo que hace, que no muchos tienen. Si realmente hace algo, sabe que funciona. Y mucho más a él, que es un máquina (risas).

“Para mí, la relación surfer-shaper es crucial”

Furgoneteros con Blending Lines surfboards: Pablo Espinoza

F.- Precisamente hilando con eso de probar tus propias tablas… en tu caso, ¿cómo realizas los testeos de los modelos que te inventas? ¿Las pruebas tú mismo, tienes alguien que te da feedback de esos inventos tuyos?

P.E.- Al final hay ciertos outlines que ya sabes que funcionan, porque vienen de la historia del surf, de gente que lo ha probado durante muchísimos años… Al principio mis tablas eran todo empírico, no sabía si funcionarían. ¿Cuándo me di cuenta de que sí funcionaban? Cuando di con clientes que surfean todos los días.

Para mí la relación shaper-surfer es crucial. El feedback que recibes de la gente que usa tus tablas, es justo el retorno que necesitas para seguir aprendiendo, mejorando y perfeccionando. Hago mucha crítica de mis shapes, apoyándome en los comentarios de la gente que consume mis tablas. Y constantemente pregunto a quien le hice una tabla qué tal le fue, qué tal sensaciones tiene y qué tal le funciona. Estoy muy encima de mis shapes y las tablas que hago, buscando la interacción continua con mis clientes.

No obstante, yo también pruebo mis propias tablas, sobre todo en la línea de aprendizaje. Porque si me va bien a mí, por seguro le irá bien a alguien que esté aprendiendo (risas).

La única forma de evolucionar es pensar que eres un eterno aprendiz. El día que crea que no tengo nada por mejorar, estoy fuera. 

F.- Tablas de bodyboard, kneesurf, vertientes así. ¿Te atreverías?

P.E.- Por atreverme claro que sí (risas). Bodyboard no, porque es material distinto y formas muy distintas, no sabría ni por dónde empezar.

Kneesurf me encantaría, me gustan, he visto algún shape y son una pasada, super curiosas, la forma de cuchara…. Pero nunca he curioseado ni me he atrevido, pero tienen una hidrodinámica impresionante. LLeva un montón de conocimiento detrás que de momento no tengo, siempre se podría intentar, pero no garantizaría que funcione (risas).

¿Industrialización en la fabricación de tablas?

Furgoneteros con BlendingLines: Shaping en Madrid

F.- Sin ánimo de crear controversia: industrialización de la fabricación de tablas. ¿Qué opinas del uso de máquinas CNC de preshape y de la industrialización del sector frente al trabajo artesanal?

P.E.- Para mí es igual de lícito todo. El preshape tiene sus ventajas, que es poder replicar tablas, replicar el mismo modelo tantas veces quieras.

Yo uso CAD para mis diseños, pero porque me ayuda a visualizarlos. De ahí saco una madera, unas guías que me ayudan a hacer el outline, una plantilla.

Para hacer una tabla en preshape, también tienes que saber lo que estás diseñando, volúmenes por aquí y por allá para llegar a la tabla que quieres. Y me parece perfecto. Al final todos partimos del conocimiento base de creación de tablas.

La industrialización no es más que un mercado de oferta y demanda, el surf ha crecido muchísimo estos años y la única manera de atender toda la demanda creciente, es pasar por este tipo de mecanismos. Si mi idea fuese vender tablas a montón, seguramente tendría que hacer uso de este tipo de herramientas.

Yo voy en contra solamente de quienes venden aquello que no hacen. Es decir, si yo hago preshapes, vendo tablas hechas en preshape. No digo que son artesanales, ni tablas hechas a mano. Entonces, cada uno tiene que vender lo que realmente hace, desde la ética y la legalidad. Mis tablas son artesanales y únicas, porque están hechas totalmente a mano, de principio a fin.

 

Furgoneteros con Blending Lines surfboards: Fin entrevista

4 Comentarios

  1. Gracias por esta entrevista y descubrirnos el mundillo del shaper! Muy interesante! Seguid así Furgoneteros! Queremos seguir aprendiendo!! 🤙🤙

    • Buenas tardes Eli,

      Lo primero muchísimas gracias por tu comentario, eso nos ayuda a seguir trabajando, creciendo y mejorando. El objetivo de esta entrevista, y de las que vendrán, no es más que compartir con los lectores aquel conocimiento que poco a poco vamos adquiriendo, tanto de surf como de la vida furgonetera. Creemos que es mucho mejor compartir conocimiento que guardarlo, así que en ello estamos!

      Nos alegra mucho que la entrevista te haya sido útil, ¡seguiremos trabajando para lograr más como esta!

      Un abrazo furgonetero

    • Hola Chuby!!

      Muchísimas gracias por tu comentario! Y sí, Pablo es una excelente persona, fue todo un placer conocerle.

      Un saludo, amigo furgonetero!

Deja una respuesta, furgonetero.

Introduce aquí tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre