Comprar tabla de surf

Cómo elegir tu propia tabla de surf

Al principio todo es muy fácil. Vas a una escuela de surf o surfcamp, tienes unos monitores que te dicen qué tienes que hacer y te dan material de escuela. Neopreno de tu talla y tabla de surf de iniciación perfecta para ti. ¿Cuándo vienen los quebraderos de cabeza? Cuando decides volar con tus propias alas y escoger tu propio material de surf.

A la hora de elegir una tabla de surf hay que tener en cuenta diferentes aspectos. Te debe gustar, se debe adaptar a tu nivel y al tipo de olas que vas a surfear. Todo lo que se salga de ahí te impedirá evolucionar en tu surf. En otro artículo ya te hablamos de diversos tipos de tablas de surf, pues la elección es más compleja de lo que piensas.

Elegir tabla de surfCuando comienzas a surfear lo harás con una tabla del material denominado “corchopan”. Una softboard con la que los golpes no duelen (ni a ti ni al resto). Es aconsejable que te des numerosos baños con este tipo de tabla de surf antes de optar por probar otra.

Para decidirte a cambiar de tabla, con un corcho debes coger todas las espumas y llegar hasta el pico. Si en el pico puedes coger una ola con un softboard, aunque sea para hacer un recto, es tu momento.

Cada persona necesita su tiempo. Has de saber que este no es un deporte fácil ni rápido de aprender: requiere mucha constancia. Por este motivo, no debes frustrarte si ves que tu amigo, con quien empezaste, coge todas las olas que quiere. Muchas veces queremos correr antes de andar y no somos conscientes de que por intentar dejar atrás el corcho y ser un surfista de verdad, estamos “involucionando”. Es una pérdida de tiempo, esfuerzo, ilusión y dinero.

¿Cómo escojo mi primera tabla de surf?

Si no quieres seguir alquilando tablas de surf de escuela pero aún no te sientes con el suficiente nivel, puede que tengas una opción: comprarte una tabla de corcho. Te saldrá más económico que el alquiler y te ayudará a afianzar la técnica.

El siguiente paso a este es adquirir una tabla evolutiva. Suelen estar hechas de fibra y también las hay de epoxy. Es importante cambiar el chip a la hora de entrar en el agua: pueden romperse con mayor facilidad y sus golpes duelen. Como consejo, es mejor que comiences cogiendo espumas al principio, así te harás a sus dimensiones, su peso, su estabilidad…

Tabla evolutiva y corchopan

Parece que no, pero el cambio de una tabla a otra siempre se nota. Aunque sea igual de larga, cambiar de corcho a fibra, cambia muchas cosas: la remada, la flotabilidad, la estabilidad en la ola…

Gracias a las dimensiones que tienen las tablas evolutivas, podrás mejorar en tu surf sin problemas. Por lo general, sus medidas se encuentran entre los 6’8” y los 7’4”. Esto es perfecto porque gracias a ello podrás mejorar tu remada, la puesta en pie y en cuanto le pilles un poco el truco, comenzarás a hacer sencillas diagonales.

Ya tengo una tabla evolutiva y quiero cambiar. ¿Cuál es el siguiente paso?

Llegados a este punto de la película, estás más metido en el surf de lo que hubieras imaginado al principio. Bien, veamos. Si estás pensando en cambiar de tabla de surf tienes dos opciones: o bien tirar hacia el longboard o bien hacia una shortboard. Esto es, tablón o tabla corta.

Tabla de surf evolutiva

Tienes que tener en cuenta el surf que te guste a ti y el tipo de ola que vas a surfear. 

Si lo que te apasiona es el hecho de bailar sobre la tabla de surf escoge un tablón. Podrás ir dando ligeros pasos hacia delante y detrás, con un estilo perfecto. Si en la zona en la que vives o tu playa más cercana las olas son pequeñas y con poca fuerza, también. Además te conviene el longboard si esas olas son largas, pues te darán más juego.

Si por el contrario eres de los que ves competiciones de la WSL y te ves a ti mismo bombeando, haciendo giros y saltos, una tabla corta es lo que necesitas. También dependerá mucho en esta elección el tipo de ola que surfees. Como comentábamos, no es lo mismo una ola para tablón, que para tabla corta. Para ésta necesitas un mínimo de 1m de ola o que tenga suficiente potencia como para que te lleven. Al no ser, eso sí, que adquieras una tabla corta con mucho volumen.

Una tabla corta sin tanto volumen es mucho más nerviosa, cuando aprendas a dominarla. Podrás hacer maniobras de lo más variadas y no te costará tanto transmitirle el movimiento a la tabla. Pero una tabla corta con volumen te da mayor estabilidad y te permite surfear olas de verano sin problema.

Y a ti, ¿qué consejos se te ocurren para elegir bien una tabla de surf?

Deja una respuesta, furgonetero.

Introduce aquí tu comentario!
Por favor, introduce aquí tu nombre